17 oct. 2013

EL 15M intentará frenar un nuevo desahucio

La afectada vive con sus dos hijos, su hermana y una sobrina, en una vivienda que era propiedad de Ibercaja



Mañana viernes 18 de octubre, la comisión de vivienda 15M del barrio de la Macarena ha convocado una concentración a las 8:00 frente al domicilio Rosa María Pozo Fernández, en la calle Playa de Matalascañas, 6, bajo C, con el objeto de impedir el lanzamiento de su vivienda previsto para esa misma mañana.

Rosa María, con el apoyo del 15M, ha intentado impedir el desahucio hasta hoy mismo, presentando un escrito ante el Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Sevilla que, sin embargo, ha desestimado su petición.

En el domicilio viven actualmente la propia afectada, con sus dos hijosmenores de edad, así como su hermana y la hija de ésta, también menor. Rosa María no pudo seguir pagando la hipoteca, ya que sus trabajos precarios y ocasionales apenas le servían para sufragar la alimentación de su familia. Ibercaja, entidad bancaria con la que mantenía la hipoteca, no accedió a negociación alguna y procedió a susbastar la vivienda, sin que hata el momento se conozca la nueva titular de la misma.

Las vecinas de la Corrala Utopía acompañarán mañana a María Rosa. Ibercaja le ha arrebatado a la segunda su vivienda y pretende echar a 140 personas de la Corrala insistiendo en la petición de desalojo ante los Juzgados. Según la Corrala Utopía, esta práctica pone en evidencia que las palabras del presidente de Ibercaja, Amado Franco, en las que califica de "contradicción que nos debería llenar de vergüenza" la existencia de casas vacías y familias sin una vivienda digna, son papel mojado y muestran la hipocresía de una entidad bancaria que se autodefine como "ejemplar" en el  tratamiento de la problemática de la vivienda.

Desde la Intercomisión de Vivienda 15M Sevilla se denuncia que tan sólo en los primeros tres meses de 2013, según los últimos datos disponibles del Consejo General del Poder Judicial, 98 familias han sido arrojadas de sus hogares en Sevilla. En Andalucía, 27 familias pierden cada día sus viviendas. Y denuncia que esto sólo es la punta del iceberg, ya que miles de familias siguen siendo tristes protagonistas diarias de desahucios invisibles que no entran en las estadísticas. En este sentido, exige a las administraciones implicadas que no den más la espalda a la ciudadanía y denuncia que en vez de políticas valientes y decididas, como la declaración del estado de emergencia habitacional, gastan sus energías en campañas de
marketing y en batallas políticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario